lunes, 7 de noviembre de 2016

Importancia de la inteligencia cognitiva y emocional en la educación

¿Qué tipos de inteligencias existen?
El reconocimiento de métodos para que las personas utilicen y fomenten su inteligencia no es algo nuevo. Si viajamos en el tiempo en el siglo primero antes de Cristo, época dorada de la filosofía griega vemos que Platón definió la inteligencia como un auriga (cochero) que lleva las riendas, mientras que la emoción y la voluntad representan los caballos que tiran al carro, es inteligente quienes intentan resolver problemas o aprender cosas díficiles que exigen esfuerzo como las matemáticas, las lenguas o la historia. Hay personas que dan la impresión de no encontrar dificultad, en cambio otras son lentas. Aristóteles lo simplifico al contraponer la capacidad intelectual a la orética o capacidad apetitiva que abarca a la vez la emoción y la voluntad.
Desde aquel momento hasta la actualidad, numerosos autores, científicos escribieron sobre la inteligencia por ejemplo Jhno Horn, discípulo de Catell (1989) definió la inteligencia a partir de habilidades fluidas y las habilidades cristalizadas; la primera se refiere capacidad personal de razonar y resolver problemas en situaciones novedosas y poco familiares y la inteligencia cristalizada que muestra el grado en que la persona ha logrado apropiarse del conocimiento de una cultura. Añade que estas habilidades son producto de la influencia distintas que operan a través del desarrollo, la función cerebral, la determinación genética y los ajustes, adaptaciones y logros escolares o del trabajo.

¿Por qué no todos aprendemos igual?
Todos nosotros tenemos una manera particular de aprender, el cuál debe ser estimulado desde el nacimiento. Los padres son los principales mediadores en la formación de sus hijos, algunos serán más hábiles o estarán mejor capacitados para darles óptimas herramientas y así cultivarlos intelectual y emocionalmente. La escuela como gestor de los procesos organizados de los conocimientos cumple un rol complementario en donde se da mayor énfasis al conocimiento de diferentes contenidos con la finalidad que puedan ejercitar el Potencial de Aprendizaje.

¿Cómo se llego a considerarse la Inteligencia Emocional en la formación de los alumnos?
En los años noventa, Peter Solvey de la Universidad de Yale, da surgimiento a una perspectiva diferente relacionado con la personalidad, la que denomino Inteligencia Emocional. Entonces existe un esfuerzo para considerar los tres aspectos básicos a los que refirió Platón que se atribuía a la mente: inteligencia, emoción y voluntad. La inteligencia emocional se considera como independiente de la inteligencia cognitiva o intelectual hasta el grado de ser considerada como superior o más determinante del bienestar y la realización de la persona. Se refiere a un conjunto de destrezas, actitudes, habilidades y estilos de comunicación que afectan de manera directa con el éxito, satisfacción, habilidad de comunicarse con otras personas, enfrentar el estrés, autoestima y bienestar.

¿Se puede enseñar a los estudiantes tanto los conocimientos académicos como las emociones al mismo tiempo?
En la formación de los estudiantes implica un reto al interés por lo formativo en su personalidad y carácter del alumno, es decir una educación integral en los intelectual como emocional con el fin de que pueda sobrevivir en un ambiente de trabajo competitivo. Los estudios científicos actuales indican que las personas que son exitosas, son aquellas que también tienen en su formación un buen desarrollo en su inteligencia emocional.

Mediante la infusión CEL (Cognitive Emotional Learning) se han perfeccionado estrategias que se pueden aplicar a través de las asignaturas académicas, hábitos y destrezas del conocimiento así como también habilidades emocionales.

¿Cuáles son los beneficios de la infusión CEL?
  • Las clases son más interactivas y formativas.
  • Los alumnos y profesores se forman en inteligencia emocional.
  • Los alumnos estan capacitados en: conocer, recoger, organizar y utilizar el conocimiento.
  • Se enseña a pensar con técnicas especificas dentro de cada asignatura.
  • Hay una mejora en el rendimiento en clase y el interés por aprender.
  • Combinan los hábitos y las destrezas de pensamiento logrando resultados óptimos.
  • Desarrollan su propia comprensión del mundo poniendo en práctica el pensamiento crítico y el pensamiento del nivel superior (creativo).
  • Establecen conclusiones mediante el uso del proceso de indagación, comparación y contrastación.
  • Los profesores establecen un equilibrio entre la enseñanza de contenidos y el tiempo para enseñar a pensar.
  • A través de dinámicas y contenidos académicos se les enseña a los alumnos y profesores a leer, entender, aplicar y conocer sus propias emociones y las de su entorno.
Dr. Jorge Luna Anteparra
Fundador de la Corporación Skinner
www.skinner.edu.pe

No hay comentarios:

Publicar un comentario