miércoles, 17 de mayo de 2017

La orientación vocacional desde el vínculo familiar

Los jóvenes, al momento de elegir su carrera profesional, suelen caer en la indecisión acerca de cuál será el camino que tomarán. Muchos de ellos mantienen las ganas de seguir estudiando después de la etapa escolar, pero no se sienten atraídos en forma consistente hacia ningún campo ocupacional. No pueden elegir una carrera con convicción porque no logran distinguir ni descubrir dentro de sí mismos ningún campo de interés que les resulte suficientemente atractivo, y si lo hacen, no logran sostenerlo con el tiempo (Messing, 2017).

El trabajo de orientación vocacional que se realiza en el ámbito educativo y clínico es una herramienta que permite al estudiante conocer e interactuar con las características propias y las del mundo profesional que se encuentra en constante cambio. Esta labor implica un trabajo interdisciplinario y de formación personal. Por esa razón, para evitar situaciones como las antes descritas, en las que el adolescente no encuentra motivación segura para optar por una carrera, se requiere el apoyo y el trabajo directo de sus principales agentes: los padres de familia.

En este marco de referencia, la familia y en especial los padres, aparecen como el primer contexto de socialización de los seres humanos y es el más importante durante sus primeras fases del desarrollo (Hidalgo, Sánchez & Lorence, 2009). Es en este espacio, donde a lo largo del tiempo, la elección vocacional se va construyendo gracias al conjunto de experiencias identificatorias desde la infancia y a la estructuración cognitiva de cargas emocionales, valores y formas de concebir la vida en el entorno cultural en el que uno vive (Quintana, 2014).

La influencia e intervención de los padres en la elección vocacional es indiscutible;  desde niño uno aprende según los modelos que nuestras figuras paternas nos brindan a través de la interacción y la convivencia habitual. Por ello, ninguna elección de lo que desean hacer a futuro es casual (Foladori, 2009). 

En la actualidad, se busca orientar a los estudiantes desde la niñez hacia el descubrimiento de sus gustos o preferencias para luego ser desarrollados en talentos. La elección para una “verdadera vocación” es un proceso que no se inicia en la adolescencia o al finalizar el colegio. Por ende, es importante seguir fomentando un buen vínculo entre padres e hijos con el fin de generar a futuro mayor autonomía, responsabilidad, límites, tolerancia a la frustración, estructura y capacidad de adaptación.

Claves para una orientación vocacional desde la familia
  • Ser conscientes del rol que ejercen como padres y las funciones que deben ejecutar como figuras autoridad, modelo y soporte.
  • Establecer límites claros, sin confundir: "tener autoridad" con "ser autoritario".
  • Generar alianza entre ambos padres, acuerdos mutuos, que contengan y brinden soporte a los hijos, evitando mensajes contradictorios. La función paterna es un trabajo en equipo.
  • Hablar con los hijos, nunca discutir con ellos, ya que no son "iguales". Se recomienda argumentar y brindar alternativas. Ej. "Lo siento, la indicación ya está dada, luego conversamos con calma".
  • Validar los sentimientos del otro, para luego plantear una solución. Enseñarles a expresar lo que sienten mediante el modelo de los padres, donde ellos también comunican sus afectos. Ej. "No me grites, no me gusta cuna me gritas, a mí también me duele".
  • Priorizar actividades que generen vínculo y responsabilidades cotidianas, en lugar de contar con un diálogo correctivo y crítico permanente. Ello puede enfocarse en potenciar sus talentos desde pequeños, estando más pendiente de lo que realizan con éxito.
  • Generarles necesidades, evitar darles todo lo que solicitan. De esta manera, podrán poner en práctica sus destrezas para alcanzar objetivos, con lo que a su vez desarrollarán una motivación intrínseca.
  • Durante la etapa de elección vocacional: brindar libertad para que conozcan y experimenten diversas opciones de estudio. No dejarse influenciar por gustos personales y generar expectativas propias a través de la elección vocacional de los hijos.
  • Sea cual fuera la carrera que elija, se debe dar la seguridad que siempre contarán con el apoyo de sus familiares. No generar frustración si eligen una carrera diferente a la que pensaron inicialmente.
  • Si bien optarán por estudiar una determinada profesión, se debe tener en cuenta que cada uno, desde su particularidad, añadirá sus potencialidades a esa carrera y la desarrollará según sus gustos, preferencias y talentos.
  • Se debe buscar construir a una elección sana en la que el joven tome conciencia de su opción vocacional y de las consecuencias que ésta tendrá en su desarrollo como profesional. Para ello, generar espacios de conversación sobre estos temas, sin presionarlos a que elijan de forma apresurada.
Lic. Ximena Urrutia Paredes
Psic. Daniel Trujillo Torrealva
Departamento de Psicología del Colegio Skinner
www.skinner.edu.pe


Referencias Bibliográficas:
Foladori, H. (2009). Hacia el análisis vocacional grupal. Santiago: Editorial Catalonia.

Hidalgo, V., Sánchez, J. & Lorence, B. (2009). Procesos y necesidades de desarrollo durante la infancia. Revista de Educación, 10 (21), 85-95.  

Messing, C. (2017). Nuevas problemáticas emocionales en Orientación Vocacional y su abordaje Vincular Familiar. Ponencia presentada en el Seminario de Orientación Vocacional realizado por la Universidad de Ciencias y Artes de América Latina (UCAL), Lima, Perú.

No hay comentarios:

Publicar un comentario